Sensórica al servicio de la salud

Abr 24 / 2018

Durante el primer Brunch de innovación del Hub B30 se presentó el caso de colaboración entre la empresa Devicare, que desarrolla soluciones innovadoras para el diagnóstico, el tratamiento y la monitorización de enfermedades crónicas, y el Instituto de Microelectrónica de Barcelona (CNM - CSIC), que desarrolla nuevos transductores bioquímicos.

La sensórica está resultando ser un elemento clave de innovación en el campo de la salud y tiene una influencia creciente en la calidad de vida de los enfermos, ya que a través de la aplicación y uso de datos se pueden predecir y controlar parámetros de bienestar de las personas. En este contexto, están emergiendo nuevas tecnologías que apuntan a que los principales avances se están produciendo en los campos de la nanotecnología, la microelectrónica y los materiales avanzados.

Concretamente, las tendencias en sensórica para la salud abarcan una amplia gama de tecnologías y aplicaciones que van desde tecnologías implantables (como implantes basados ​​en nanotecnología para la monitorización de señales fisiológicas o sensores 3D con bioimpressió sobre dispositivos inteligentes integrados a la ropa), tecnologías portátiles, diagnóstico asistido por robots, o tecnologías domóticas inteligentes de apoyo doméstico o de atención puntual.

Para mostrar estas tendencias y dar a conocer un caso concreto, el Hub b30 organizó el primer Brunch de innovación "Sensórica al servicio de la salud", el pasado 20 de abril en el edificio Eureka del Parc de Recerca UABLa sesión, moderada por Xavier Catasús, responsable de Negocio de los Sectores Salud y Deporte de Eurecat, contó con el testimonio de Rosendo Garganta, director general de la empresa Devicare, y Antoni Baldi, investigador del Grupo de Transductores Químicos (GTQ) del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (CNM - CSIC).

Ambos explicaron su proyecto de investigación colaborativa, gracias al cual Devicare ha llevado al mercado un dispositivo capaz de medir los parámetros de la orina relacionados con la formación de cálculos renales. "Se trata de un caso de éxito de transferencia de tecnología del laboratorio a la sociedad, que ha sido posible gracias a la experiencia en microsistemas de análisis químico que el Grupo hemos ido adquiriendo a lo largo de 25 años de existencia" , destacó Antoni Baldi.

Por su parte, Rosendo Garganta resaltó su modelo de negocio y como apuestan por colaborar con hospitales, universidades y centros tecnológicos para desarrollar soluciones innovadoras para el diagnóstico, el pronóstico, el tratamiento y la monitorización de enfermedades crónicas. "Desde la creación de la empresa, hemos apostado por la innovación abierta para generar impacto en la sociedad", remarcó.

Durante la jornada, los cuarenta asistentes que participaron, también debatieron sobre cómo encontrar la financiación para llevar al mercado nuevos dispositivos médicos y las dificultades de las empresas start-ups para crecer.

Además, se presentó un informe de vigilancia tecnológica sobre las tendencias de la sensórica en el campo de la salud, en el que se mostraban las tecnologías clave, la previsión del mercado durante los próximos años, la evolución de las patentes en este sector , y los solicitantes más activos, entre otros.

Esta actividad ha contado con el apoyo de la Secretaría de Universidades e Investigación del Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalidad de Cataluña y el cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).