La colaboración entre empresa y universidad en el sector biofarmacéutico

Dic 04 / 2019

El último Brunch de innovación del Hub B30 reunió empresas farmacéuticas y personal investigador para debatir sobre las tendencias en el ámbito biofarmacéutico, a partir del caso de colaboración entre Kymos y la UAB para impulsar un Doctorado Industrial sobre medicamentos biosimilares.

El pasado 29 de noviembre, el Sincrotrón ALBA acogió el Brunch de innovación Hub B30 sobre producción biofarmacéutica. Moderado por Jaime Vives, director general de Roche Diagnostics España, la sesión comenzó con la presentación de un proyecto de Doctorado Industrial que pretende desarrollar una herramienta para predecir la biosimilaritat de un medicamento. Esta investigación la está desarrollando el doctorando Adrian Urbano, gracias a la colaboración entre Kymos Pharma Services y el Departamento de Farmacología, Terapéutica y Toxicología de la UAB.
 
Según Joan Puig de Dou, director de la empresa, "el sector biotecnológico es una industria creciente en nuestro país y Catalunya tiene un ecosistema muy favorable para ser líderes". Puig de Dou destacó las ventajas de desarrollar proyectos con la Universidad, como es el caso de Doctorado Industrial, para impulsar la innovación en este ámbito. Aunque se han encontrado con el reto de alinear la necesidad de la empresa para crear un producto para llevar al mercado y el objetivo de la universidad de producir una tesis innovadora.
 
Por su parte, Adrian Urbano explicó su proyecto y los beneficios que le ha aportado poderlo llevar a cabo dentro de una empresa. El objetivo de su investigación es desarrollar una herramienta para anticipar el grado de analogía molecular y funcional entre el candidato a biosimilar y el producto biológico original de referencia. "El Doctorado Industrial me ha permitido ganar experiencia profesional dentro de una empresa y aprender, por ejemplo, como interactuar con los clientes o qué demandas exigen las agencias reguladoras".
 
En este sentido, Ivan Martínez, vicegerente de Investigación de la UAB, insistió en la importancia de crear espacios de colaboración entre todos los actores de un sector para buscar oportunidades conjuntamente.
 
El debate entre todos los participantes se centró, por un lado, en cómo alinear las necesidades de la industria farmacéutica con la investigación de la universidad y, por otro, en qué tendencias y retos afronta este sector. Y es que Catalunya cuenta con un gran número de empresas farmacéuticas, que cada vez más incorporan medicamentos biosimilares en su cartera tecnológica.
 
Una de las necesidades que destacaron los asistentes es la importancia de tener empresas de servicios científico-técnicos de calidad y contar con instalaciones de investigación punteras, como el Sincrotrón ALBA.